Fotografiando el Eclipse Lunar

Apenas unos días después de mi fotografía de Mallorca desde Alicante con motivo de la alineación solar, llegaba otra efeméride fotográfica que no podía dejar escapar: el Eclipse Lunar del 27 de Julio de 2018. En esta ocasión, a diferencia de lo que es habitual, el eclipse se podría observar con la Luna todavía bastante baja en el horizonte, lo que daba la posibilidad de fotografiarla integrada con elementos del paisaje, como una montaña o una construcción. Esto fue lo que intenté, y os lo cuento con detalle en este artículo… seguid leyendo!

 

Agradecimientos

Antes de empezar, de nuevo tengo que agradecer a Marcos Molina todos sus consejos y lo aprendido de él. Marcos es un experto en este tipo de fotografías, como demuestra en su captura de la Luna Eclipsada sobre el Castillo de Capdepera, en Mallorca (entre muchas otras que pueden verse en su web).

 

La Planificación

Como decía antes, la idea era realizar una fotografía de la Luna integrada con algún elemento del paisaje: una montaña o pico significativo, una construcción atractiva, etc.

Con mis conocimientos de la geografía alicantina, y haciendo uso de una herramienta de planificación, tocaba buscar el motivo para llevar a cabo la imagen. Tras pensar y comprobar localizaciones durante unos días, di con un motivo atractivo y que resultaba factible para esta luna: El Castillo de Biar. Se trata de una hermosa construcción que data del siglo XII, situada en lo alto de un cerro que domina la población. Bien! Ya tenía mi motivo para combinar con la Luna Roja!

Para la planificación de este tipo de fotografías, utilizo The Photographer’s Ephemeris en su versión web (también está disponible para Android y iOs). Se trata de una de las diferentes aplicaciones disponibles para idear este tipo de tomas. A continuación podemos ver la planificación que realicé para la fotografía:

planificacion-eclipse-luna-castillo-biar
Planificación de la fotografía con The Photographer’s Ephemeris

Detalles a tener en cuenta en la planificación

  • Una sola toma: personalmente, para el uso de este tipo de imágenes, no me gusta la utilización de la doble exposición, es decir, combinar dos fotografías diferentes, una para la luna y otra para el motivo elegido. Cuestión de gustos…
  • Uso de teleobjetivo para mostrar la Luna lo más grande posible. En mi caso el Tamron 70-300 que debido al factor de recorte de mi cámara, me aporta una focal máxima de 450 mm en equivalente a 35 mm. Es una focal que se queda un poco corta para este tipo de fotos, pero es lo máximo que tengo actualmente en mi equipo.
  • Distancia al sujeto: al usar el teleobjetivo para mostrar la Luna grande, hemos de tener en cuenta situarnos a una distancia suficiente del sujeto a combinar con la luna, de forma que este quepa entero en el encuadre. En este cálculo, me apoyé en la herramienta Photopills en su versión Android, y en concreto en su funcionalidad “Campo de visión”. De esta forma, pude constatar que el castillo cabía entero en mi encuadre, aún usando la máxima focal. En mi caso, estaría a una distancia de 1,16 km del castillo.
  • Ángulo de elevación de la Luna: busqué una luna bastante alta, para evitar la interferencia de la bruma, típica en los meses de verano de calor y elevada humedad. El cálculo final fue con una Luna situada en un ángulo de elevación de algo más de 5 grados.
  • Hora de la toma: en este caso la fotografía se llevaría a cabo media hora después de haberse puesto el Sol. Un poco tarde y con la luz ambiente quizás demasiado baja, algo que esperaba compensar con la iluminación del propio castillo y la baja luminosidad de la Luna al estar eclipsada.
  • No interferencia de otros elementos: en este caso, presté atención al hecho de que las montañas del fondo no interfiriesen con la visión de la Luna y el Castillo de Biar. Todo parecía estar en orden.

 

 

Y llega el momento…

Tras haber realizado la planificación en los días previos, llega el “Día D”, y el momento de desplazarse al lugar de la toma, y verificar que todo está correcto. En mi caso lo hice con tiempo suficiente, y tenía un “Plan B”, por si algo fallaba. Pero todo parecía estar conforme a lo planificado…

Situé mi trípode en posición, y me dispuse a unos minutos de tensa espera…

Finalmente, la Luna eclipsada hizo su aparición, un poco más tarde y más a la derecha de lo previsto. Tras una primera carrera para corregir la posición, realicé una serie de tomas, y así asegurar al menos una fotografía. La primera de las tomas conseguidas fue la que os muestro a continuación, donde se puede apreciar cómo el tenue brillo de la Luna queda un tanto eclipsado (valga la redundancia) por la iluminación del Castillo de Biar:

Luna eclipsada sobre el Castillo de Biar

Datos de la toma:

  • Una sola exposición
  • Distancia focal: 300 mm (450 mm en equivalente 35 mm)
  • Ligero recorte para aumentar tamaño aparente de la Luna
  • f 5.6
  • 1/2 s
  • Iso 400
  • Trípode y cable disparador
  • Edición en Photoshop Camera Raw

Lo bueno de esta localización es que me permitía desplazarme bastante, así que después de asegurar esta primera fotografía, me pegué otra carrera por la zona (había que verme corriendo en la oscuridad trípode en mano 🤣🤣) para reencuadrar la Luna y el castillo, logrando la segunda imagen:

Esta segunda instantánea, con la Luna recortada tras la esquina del torreón del castillo, era la imagen preconcebida que desde el principio tenía en mente. En este caso, una alambrada se interponía entre mi cámara y el castillo, invalidando la fotografía. Gajes del oficio.

Para acabar, quise realizar una última fotografía, con la Luna más alta por encima del castillo, estableciendo así un diálogo entre ambos elementos, en diagonal. Es la que os muestro a continuación. En este caso he optado por un ligero recorte en formato 4/3.

_DSC0368-luna-roja-eclipse-luna-llena-castillo-biar

En este último caso, el contraste entre las luces del castillo y la Luna era demasiado grande, quedando sobreexpuesta la iluminación de la fortaleza, algo que he podido corregir, parcialmente, en la edición.

 

Error de cálculo y aprendizaje

  • Como decía antes, el cálculo de la planificación no fue todo lo preciso que me hubiera gustado, y de ahí que las fotografías resultantes sean mejorables. En mi opinión, la aplicación The Photographer’s Ephemeris debería permitir introducir una altura manual para el “pin obstáculo” (pin gris o secundario). De esta forma, se podría afinar el cálculo. Otro problema es que la vista satélite no es plana, sino con perspectiva, lo que dificulta establecer de forma precisa la ubicación del pin secundario.
  • Otro problema que me encontré en este caso, es que la luz ambiente en el momento de la toma era ya muy baja, de forma que resultaba difícil no sobreexponer las luces del castillo. Esto fue culpa mía.
  • Todo esto lo considero aprendizaje, ya que lo cierto es que no tengo mucha experiencia en este tipo de fotografías: era la primera vez que intentaba fotografiar la Luna junto a una construcción o castillo. Así pues, contento con el resultado, aún siendo consciente de que hay mucho margen de mejora.

Y hasta aquí, este artículo sobre la fotografía del Eclipse Lunar con el Castillo de Biar. Espero que hayáis disfrutado con su lectura, y no olvidéis dejar vuestra aportación en los comentarios.

 

Cuéntame tu opinión!

¿Os han gustado las fotografías resultantes? ¿Tenéis experiencia realizando este tipo de imágenes? ¿Cuál es vuestra experiencia con las herramientas de planificación? Gracias por comentar, y hasta la próxima!

 

Material fotográfico utilizado

 

La Serra de Tramuntana desde el Puig Campana

P7240541-tramuntana-desde-puig-campana

Son las siete menos cuarto de la mañana. El Sol está a punto de aparecer sobre la brumosa línea que dibuja el Mediterráneo, por encima de la Serra de Bèrnia. En una postura un tanto incómoda, estoy parapetado sobre una roca, en la cumbre del Puig Campana, con la cámara apoyada sobre mis bean bags. Pero no noto nada, ni siquiera el viento que me zarandea. Con una expectación máxima, oteo el horizonte a través del visor de mi réflex, a la espera de que se produzca el milagro…

 

Los antecedentes

Antes de desvelar el resultado de esta pequeña locura, me gustaría poneros en antecedentes, y es que esta imagen es fruto de una larga historia.

Como ya sabéis los que me seguís en mi otro blog, LinkAlicante (donde hablo de rutas de senderismo y fotografía), en Abril de 2016 conseguí fotografiar la Serra de Tramuntana de Mallorca desde La Sierra de Aitana de Alicante, superando de forma visual una distancia de casi 300 kilómetros. Un mes después conseguí obtener la imagen inversa, fotografiando las montañas de Alicante desde el Puig de Galatzó. Estas imágenes fueron posibles, como os contaba en aquellos artículos, gracias a la influencia del fotógrafo mallorquín Marcos Molina, un gran experto en este tipo de imágenes, al que sigo desde hace años, y a día de hoy cuento entre mis amigos.

Por otra parte, gracias a que me dedico desde hace años a la fotografía de paisaje, soy conocedor de los diferentes ángulos (el denominado azimut solar) que va adoptando el Sol a lo largo del año, desplazándose hacia el norte en verano, y hacia el sur en invierno (observado desde el hemisferio norte). Gracias a estas variaciones del azimut solar, podemos elegir el momento adecuado del año para tomar una fotografía situando el Sol en el paisaje, a nuestra conveniencia.

 

Alineación Solar con Tramuntana

Hablando con Marcos, experto conocedor de estas cuestiones, sabía que hoy era el día elegido para conseguir fotografiar una alineación Solar con Tramuntana: si las condiciones de visibilidad lo permitían, sería posible fotografiar dos picos de la mallorquina Serra de Tramuntana: la Mola de s’Esclop (926 msnm) y el Puig de Galatzó (1.027 msnm), enmarcados por el disco solar.

grafico-tramuntana-campana-01
Gráfico de la visualización prevista Puig Campana – Tramuntana

Estos picos, pese a no ser los más altos de Tramuntana, sí que son los más fáciles de observar desde Alicante, debido a su altura y mayor cercanía: 258 kilómetros desde el Puig Campana (1.410 msnm).

puig-campana-finestrat-font-moli-03
Vertiente sur del Puig Campana al amanecer, hace unos años.

Como siempre, para la preparación de este tipo de imágenes, nos apoyamos en la fantástica herramienta de Ulrich Deuschle, que genera simulaciones virtuales de las panorámicas. Estas simulaciones son muy útiles, ya que nos permiten averiguar si una observación es posible, además de conocer de antemano el aspecto que tendrá. Podemos ver la simulación generada para esta toma, a continuación. En ella se aprecian los dos picos antes mencionados, en color azul en el centro de la imagen: la Mola de s’Esclop a la izquierda, y el Puig de Galatzó a la derecha:

Simulación de la vista de Tramuntana desde el Puig Campana
Simulación de la vista de Tramuntana desde el Puig Campana

Lo especial de la fotografía que pretendía realizar en este caso, como decía antes, radica en el hecho de la alineación solar,  de forma que los dos picos aparecerían dentro del disco solar, a modo de “eclipse” Sol-Montañas.

 

Aspectos a tener en cuenta

Poder realizar la toma planificada de Tramuntana desde el Puig Campana, significaba que debían cumplirse unos requisitos:

  • Condiciones de visibilidad relativamente buenas, lo cual es complicado en el mes de Julio, debido a las brumas generadas por el calor, posible presencia de polvo, etc.
  • Estar a las 6.45 en la cima de la montaña. Eso implicaba pernoctar en la cima, o bien subir de noche. Finalmente escogí la segunda opción, ya que me permitía hacer la ascensión con menos peso, eliminando el material necesario para pernoctar.
  • Utilización de un teleobjetivo. En mi caso, tenía claro que iba a utilizar el Tamron 70-300, que me aporta una calidad de imagen decente, con un peso muy moderado (450 gramos), siendo esto último una gran ventaja para fotografía de montaña. Además es un objetivo muy económico (alrededor de 100 euros hoy en día). Siendo mi cámara una Nikon APS-C, la focal máxima equivalente es de 450 mm (debido al factor de recorte), lo que me proporciona un buen acercamiento a estos motivos tan distantes.

 

Y llega el “Día D”

A eso de las 3:00 horas, inicio la ascensión desde la cara norte del Puig Campana. De esta forma, el desnivel a superar es algo menor: 800 metros positivos.

nocturna-puig-campana-alicante-P7240536
El Puig Campana, justo antes de comenzar la ascensión

Aproximadamente a las 5:20 horas llego al Bancal del Moro, y consciente de que voy sobrado de tiempo, me tomo la última parte con mucha calma. En la cima sopla un viento bastante molesto, que podría entorpecer la toma con trepidaciones. Me alegro de no haber cargado el trípode, pues además de suponer un peso extra, no me hubiera sentido cómodo utilizándolo con este viento.

Así que me coloco a sotavento, busco una buena roca sobre la que colocar mi cámara, apoyada en las bean bags (algo que también aprendí de Marcos), y dispongo mi mochila a modo de improvisado asiento. Hay bastante bruma en el horizonte, y ni rastro de Ibiza, que con mejor visibilidad resulta muy fácil de ver desde aquí arriba. La cosa no pinta demasiado bien…

Todavía quedan unos minutos de tensa espera hasta que salga el Sol. Al otro lado del teléfono, en Mallorca, Marcos me anima con sus mensajes de telegram. Son instantes de expectación máxima!!!

6:45

Ni rastro del Sol. Comienzo a perder la esperanza: lo más probable es que a causa de la bruma, no sea visible hasta varios minutos más tarde, cuando ya haya pasado la ocasión de ver Mallorca… En fin, he disfrutado de la experiencia y del intento…

Un momento! De repente, el astro rey despunta sobre el horizonte, en un intenso y precioso color rojo

Aparece el Sol desde el Puig Campana

Pegado al visor de la cámara y al cable disparador, observo con gran emoción como el Sol, con un intenso tono rojizo en todo momento, continúa su trayectoria ascendente. De pronto, un objeto parece interponerse ante él, eclipsando una pequeña parte del disco solar. Segundos después, no queda duda: es la Mola de s’Escop!!

Tramuntana desde Alicante

Gracias a la nubosidad, que actúa de filtro natural, puedo mirar a través del teleobjetivo sin que resulte perjudicial para mi vista. Además, el color rojizo que aporta este filtro natural, unido a las deformaciones del disco solar a causa de las distintas densidades del aire, hace que la imagen sea de una gran belleza. Todo ello, sucede por encima de la cresta de mi querida Serra de Bèrnia, para poner el broche de oro al asunto…

Finalmente, el Sol avanza lo suficiente como para enmarcar ambos picos, como estaba planificado. Claramente visibles, y sin ningún género de dudas, se pueden apreciar las siluetas de la Mola de s’Esclop y el Puig de Galatzó, a 258 kilómetros de distancia de mi posición, en la cumbre del Puig Campana (1.410 msnm).

Aprovecho para realizar una toma más amplia, metiendo toda la Cresta de Bèrnia en el encuadre:

Bèrnia y Tramuntana

Todavía maravillado por la visión que acabo de tener, observo como el Sol continúa ascendiendo. Tan pronto como sube lo suficiente, las siluetas de las montañas de Tramuntana desaparecen, tan mágicamente como aparecieron, cerrando por hoy el “agujero de gusano”, y dando por finalizada la sesión fotográfica. Bufff, ha sido increíble.

Estoy un poco aturdido por el cansancio y por no haber dormido, pero soy consciente de que he vivido uno de los instantes más especiales de mi vida, y además he sido capaz de captarlo con mi cámara. La satisfacción es máxima, no puedo estar más contento.

Agradecer, una vez más, todo lo aprendido de Marcos Molina. Sin su ayuda no hubiera sido posible realizar esta toma.

A los demás, espero que os haya gustado, y haya podido transmitiros la gran emoción que he vivido esta misma mañana. Apenas he dormido, pero he querido publicar este post lo antes posible para compartir mi experiencia. Más adelante publicaré en LinkAlicante otro artículo, con más fotografías realizadas durante la sesión. Os invito a seguirme allí también.

Un fuerte abrazo y hasta la próxima, y gracias de antemano por vuestros comentarios!!

 

Material fotográfico utilizado

 

Enlaces de interés

 

Apariciones en prensa

 

Salir en busca de la foto

2 Febrero 2018

Hoy, desde primera hora de la mañana, he estado muy pendiente de la información y fotografías que me iban llegando sobre el temporal de nieve en la provincia de Alicante.

A mediodía, he tomado la decisión de salir a intentarlo. En mi cabeza, una foto, una imagen previamente concebida: la Serra de Bèrnia (mi favorita de la provincia), espolvoreada de blanco, fotografiada desde un ángulo concreto, y recibiendo las últimas luces del día. Algo que solo iba a ser posible si se cumplían las previsiones y a última hora de la tarde las nubes comenzaban a retirarse.

Las posibilidades parecían bajas viendo lo nublado que estaba cuando he salido, pero en esta ocasión todo ha ido rodado. He podido conseguir la imagen buscada, y la sensación al llegar a casa es de una gran satisfacción.

Quiero decir que aunque ya conocía este ángulo de la Serra de Bèrnia (quizás el más estético), las fotografías de mi buen amigo, fotógrafo y escritor Just I. Sellés han sido una influencia importante en esta imagen. Y pienso que tampoco hubiera sido posible sin las clases magistrales de Marcos Molina en la Serra de Tramuntana mallorquina, durante 2016-17.

Gracias a tod@s, espero que os guste 🙂

A la “caza” de la Luna

Después de la última salida fotográfica con Marcos para fotografiar la Luna Llena saliendo tras el Puig Major de Mallorca, tenía claro que quería intentarlo por mi cuenta.

Planifiqué una localización, que conocía previamente, de forma que pudiera incluir montaña, mar y la propia Luna en el encuadre. Momentos antes de partir, dudaba de hacerlo, pues la elevada nubosidad hacía que las probabilidades de éxito fueran escasas.

Finalmente me decidí a salir. Coche, caminata, llegar con tiempo a la localización, re-calcular posición por la elevada nubosidad en el horizonte, montar cámara y preparar encuadre… y esperar…

Y finalmente, la Luna aparece. Momentos de gran emoción! Disparo foto tras foto, casi como si se tratara de un time-lapse… Instantes después, la Luna vuelve a desaparecer tras una banda de nubes… Gran satisfacción, repetiré!

3+1

Es curioso cómo se desarrollan a veces las salidas fotográficas…

Después de un tiempo acusando una “falta de inspiración“, con resultados poco satisfactorios en las últimas salidas, conseguí la que se ha convertido en una de mis fotos favoritas de los últimos meses. Lo curioso es que fue una salida que no prometía nada, donde pasé la mayor parte del tiempo pegando vueltas, intentando encontrar algo que me gustase, y donde, cuando menos lo esperaba, surgió esto. A ver qué os parece a vosotros…

Como anéctoda, comentar que mi amigo Raúl Saez perdió un Big Stopper en la sesión, al hacerse añicos tras caer en las rocas…

3+1

EXIF

  • Nikon D5000 + Sigma 10-20. Trípode, filtro degradado inverso de 3 pasos, y neutro de 4 pasos.
  • Exposición: 67 segundos
  • Apertura f/16
  • Distancia focal: 20 mm
  • ISO 100

 

 

 

The Island

The Island

Me gusta planificar las salidas, llegar a la localización con las imágenes pensadas, con una idea de lo que quiero conseguir. Esto ayuda a conseguir mejores fotos. Sin embargo, una vez empiezo a fotografiar, a menudo me dejo llevar. Me olvido un poco de todo y dejo que el “instinto” me guíe.

En esta ocasión, la forma de la isla (que no conocía antes de llegar) “me pidió” el centrado, contradiciendo una de esas “reglas universales” en fotografía. Pero como bien nos ha contado Benito en varias ocasiones, la composición no se puede resumir en unas pocas reglas. Lo probé, y el resultado me gustó mucho. Las líneas del primer plano, dirigen la atención hacia el centro, ayudando a realzar el sujeto. Por su parte, el blanco y negro elimina las distracciones del color, aportando más dramatismo.

Una toma con la que he quedado muy contento. En 500px llegó a “Populares”, así que parece que también gustó

🙂

  • Cámara: Nikon D5000
  • Exposición: 6 segundos
  • Distancia focal: 10mm
  • Aperture: f/22.0
  • Objetivo: Sigma 10/20
  • ISO 100
  • Trípode y filtro degradado inverso de 3 pasos Hitech

 

Deep Blue Xarco

Deep Blue Xarco (seascape)

  • Cámara Nikon D5000
  • Exposición 116.9
  • Aperture f/5.6
  • Lente 28 mm
  • Velocidad ISO 400
  • Tendencia de exposición +1 EV
  • Filtro degradado LEE de 3 pasos

Esta fotografía apareció en septiembre de 2011 en el blog de fotografía “Cómo la hice”: La Cala del Xarco.

Amanecer en Serra Gelada

Amanecer Serra Gelada

  • Cámara: Nikon D5000
  • Objetivo: Nikkor 16-85 VR
  • Exposición: 1/30
  • Aperture: f/8.0
  • Focal: 68 mm
  • Trípode
  • Filtro degradado soft de 3 pasos
  • Álbum completo en flickr

Autocrítica: algo que no me gusta nada en esta foto es el halo que se observa en el perfil de la sierra, a la izquierda. Los ajustes en PS son mínimos, así que lo achaco al sistema D-Lighting de Nikon, lo tendré en cuenta para desactivarlo en otras ocasiones… :S