Después de la última salida fotográfica con Marcos para fotografiar la Luna Llena saliendo tras el Puig Major de Mallorca, tenía claro que quería intentarlo por mi cuenta.

Planifiqué una localización, que conocía previamente, de forma que pudiera incluir montaña, mar y la propia Luna en el encuadre. Momentos antes de partir, dudaba de hacerlo, pues la elevada nubosidad hacía que las probabilidades de éxito fueran escasas.

Finalmente me decidí a salir. Coche, caminata, llegar con tiempo a la localización, re-calcular posición por la elevada nubosidad en el horizonte, montar cámara y preparar encuadre… y esperar…

Y finalmente, la Luna aparece. Momentos de gran emoción! Disparo foto tras foto, casi como si se tratara de un time-lapse… Instantes después, la Luna vuelve a desaparecer tras una banda de nubes… Gran satisfacción, repetiré!