Menu Close

Una tarde con Mariano Belmar

17 de Diciembre de 2014. La cita con Mariano Belmar es en Orihuela. Queda un poco lejos, pero estoy convencido de que el viaje merecerá la pena. Comparto coche con el bueno de Pepe Miralles, con quien los kilómetros pasan deprisa. En el camino hablamos, cómo no, de fotografía. De edición y fotosop;  y de otras batallitas varias.

La Charla-Coloquio, bajo el título “Los Caminos de la luz“,  está organizada por el Colectivo Fotográfico CEPA. Unas cincuenta personas (se me da muy mal calcular) ocupan el salón de actos del IES Thader. Todos y todas expectantes. Veo que somos muchos los admiradores del trabajo de Mariano, y no es para menos. Comienza el acto. Pedro Díaz Molins, a quien también admiro, ejerce de maestro de ceremonias, y nos introduce al protagonista de la velada. “Si me dedico a la fotografía, es porque fracasé en la pintura. Me considero más pintor que fotógrafo“, son las primeras palabras de Mariano. Nos habla también de sus influencias: el Claroscuro, Turner, Rembrandt

Y tras esta breve introducción a su obra, comienza el pase de fotografías. Son muchas, y muy buenas. Una vasta obra. Desde paisajes marinos, a bosques de cuentos de hadas, pasando por blancos y negros. Mis favoritas son las más oscuras y tenebrosas, a mi forma de verlas. Os dejo con una breve selección que me envía el propio Mariano (podéis verlas a pantalla completa haciendo click sobre ellas).

Tras el pase de diapositivas, es turno para las preguntas. Aquí aprovecho para agradecer a los asistentes las interesantes cuestiones que plantearon a Mariano, pues sin ellas el evento no hubiera sido ni mucho menos tan enriquecedor. Yo voy tomando notas en el móvil, y poco a poco se forma en mi cabeza la idea de escribir un breve artículo al respecto. Veremos si lo consigo…

Sobre sus inicios

Explica que comenzó haciendo fotos en analógico, y en manifestaciones, en la calle. Nos cuenta también que hizo el Camino de Santiago, y allí descubrió que la fotografía podía ser un hobby perfecto para cuando dejase de trabajar. “Soy solo un amo de casa jubilado que mata el tiempo de esta forma“.

Sobre la toma fotográfica

Mariano nos cuenta que sale a fotografiar sin tener una idea premeditada en la cabeza. Más bien deambula, y toma fotos. No es persona de trípode, que le supone un engorro y una pesadez, aunque últimamente está cambiando esto. Prefiere una compacta por la comodidad, aunque no siempre es posible por las exigencias técnicas. Tampoco es amigo de filtros, aunque de nuevo en esto está cambiando. Por ese motivo sale casi siempre cuando está nublado, lo cual es fácil en sitios como el Cantábrico. Cuando las condiciones de luz son difíciles, realiza varias exposiciones. Y derechea el histograma, para obtener la máxima información posible.

Una vez realizada la fotografía, nos cuenta que la deja reposar varios meses; incluso años. Después vuelve a ellas con nuevas ideas. Las trabaja entonces, las pule, y se centra en transmitir un sentimiento, contar una historia. Y a veces lo consigue.

Sobre su mensaje

Declara que prefiere los azules, y también los verdes desde hace poco. Aunque es consciente de que son colores con poca tirada. La mayor parte de las veces, concibe sus fotografías como una historia cerrada, aunque no siempre. Nos cuenta que necesita mucho de la edición para expresarse, en torno al 70%. Y es en la edición donde realmente disfruta. Aunque no todo es edición: imprescindible resulta una buena base. En su fotografía, la luz traza un camino, dirige al espectador mirada hacia donde él autor quiere. El color le resulta mucho más difícil que el blanco y negro, por eso muchas veces recurre a este último cuando no tiene otra salida.

Nos cuenta también que opina que la interpretación de una obra debería ser cerrada. ¿Qué es un artista? Alguien que hace una obra con una intención clara, y consigue llevar a su público a la interpretación que él buscaba.

Un consejo para alguien que empieza

Persiste. Pregúntate a ti mismo por qué haces fotos. Ve muchas fotos, ve mucha pintura, y pregúntate qué trata de transmitir el autor con su obra, cómo lo hace, qué hace con la luz. Como Turner. Y luego trata de aplicarlo en tus fotografías. Es posible necesitar un año entero para obtener una buena fotografía. Lee mucho sobre photoshop.

Me llama mucho la atención cuando dice “Las mejores cosas las he aprendido cuando me he equivocado“. Esa reflexión me resulta familiar. Habrá que creérselo.

Confesiones

No concibe las fotos sin personas. Confiesa que le fascinan los retratos. Que disfrutaría fotografiando a personas corrientes en sus quehaceres diarios, en su ambiente natural. Sin embargo, su timidez se lo impide en la mayoría de las ocasiones. Dice que no ha vendido una sola foto, que para ello es necesario ser buen vendedor más que buen fotógrafo; y no es su caso.

Y sí, de vuelta a casa, puedo afirmar sin duda que el viaje ha merecido la pena. Con creces. Este tipo de eventos casi siempre consiguen que vuelva a casa lleno de ilusión, de inspiración, de ganas de seguir trabajando en la fotografía, de ganas de seguir peleando por alcanzar un sueño. Gracias CEPA. Gracias Mariano. Trataré de buscar el silencio, ese que puede escucharse en tus fotografías.

Apéndice: Breve biografía de Mariano Belmar

Mariano Belmar TorrecillaNacido en mayo de 1949 en Murcia, donde sigue residiendo en la actualidad. Realiza los estudios secundarios, y trabaja hasta los 54 años en Telefónica. Atraído desde la pubertad por los grandes pintores, su primer encuentro con la fotografía se produce a los 23 años. Sin embargo, no es hasta 1998 cuando la retoma, poco antes de dejar el trabajo, hasta hoy.

www.marianobelmarfotografias.com